"Las montañas no son estadios donde satisfago mi ambición de logros, son las catedrales donde practico mi religión. Desde sus majestuosas cimas veo mi pasado, sueño el futuro y, con una inusual agudeza, experimento el momento presente... En las montañas yo celebro la creación. En cada viaje a ellas, nazco de nuevo." Anatoli Bukréyev.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Video "Montaña palentina, la bella desconocida"

En el extremo oriental de la Cordillera Cantábrica, pero a la sombra, en cuanto a protagonismo se refiere, de los cercanos Picos de Europa, se yergue el macizo de Fuentes Carrionas, la montaña palentina, que atesora paisajes singulares, hermosas lagunas glaciares y una notable acumulación de salvajes picos de más de 2.000 metros que destacan por su espectacularidad y bellas formas.
 
Es en esas hermosas montañas donde los ríos Pisuerga y Carrión comienzan su andadura hacia la llanada castellana, y donde el amante de la montaña podrá disfrutar en un entorno que conserva la autenticidad de los espacios naturales bien preservados y una escasa concurrencia de visitantes de la que no pueden presumir el resto de valiosas cordilleras de nuestros país, más mediáticas y populares, pero entre las que, por méritos propios y riqueza sobradamente justificada, debe encuadrarse a la montaña palentina.
 
Aunque el Espigüete y el Curavacas, los dos colosos pétreos más emblemáticos de Fuentes Carrionas, ostentan la mayor celebridad dentro de este macizo, no debemos obviar los múltiples atractivos que podemos encontrar en estas montañas del norte palentino.


Montaña palentina, la bella desconocida from Fernando del Hoyo on Vimeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada